GABINETE MÓVIL

Uno de los dispositivos pre-científicos por excelencia eran los gabinetes de curiosidades: cuartos y muebles que se usaron entre los siglos XIV a XVIII para guardar y exhibir los huesos, animales en taxidermia, conchas, piedras, imágenes y, en fin, todo lo que fuera raro y exótico para los ojos de los exploradores europeos de la época. Cada cajón y espacio determinado era para una pequeña muestra del mundo, por lo que estos gabinetes se convertían en “teatros del universo”, siendo los abuelos de los museos modernos y, tal vez, un primer acercamiento a la idea de una clasificación sistemática del mundo en diferentes grupos o “cajones”.

Bajo esta idea, emprendimos la tarea de diseñar un gabinete de curiosidades que pudiera contener el universo que se fue construyendo durante el laboratorio. Debía contener los procesos, bocetos, errores y ejercicios que los participantes realizaron, junto con los dispositivos, terminados y dispuestos para usarse, que se fueron construyendo durante toda la exploración. Sin embargo, no queríamos que fuera un mueble inamovible, así que buscamos la manera de que este gabinete fuera móvil y pudiera tomarse los alrededores del Planetario de Bogotá (el cuál fue nuestro taller temporal de construcción de dispositivos). Orbitar otros espacios permitió que varias personas se pudieran acercar a los dispositivos, interactuar con ellos y abrir nuevas ventanas hacia otras experiencias y preguntas sobre lo nuboso y lo subterráneo. 

Nuestro gabinete móvil, fue también una construcción intuitiva de un dispositivo, que se fue amalgamando y construyendo a medida que cada idea se iba desarrollando, convirtiéndose así en el satélite que llevaría nuestro proceso hacia otros mundos inexplorados.

Gabinete.png

BOCETOS

ACTIVACIÓN EN EL ESPACIO